Proyecto Holden: Enero

06 febrero, 2014
Abro el proyecto Holden en el mes de enero paseando por unos bosques cercanos a mi casa, desconectados de la urbe. Un lugar escondido entre paredes de roca natural.
Empieza el día con una suave y preciosa luz que va invadiendo tímidamente el paraje.

Ramitas viejas y secas es lo que encuentro entre el verdor.

Mágicas alitas de ángel cuelgan de un arbusto adormilado por el invierno.







Casitas de arañas y esqueletos de sus víctimas abandonados a su suerte.

A su paso puedo ver pequeños charcos y barrizales consecuencia de la lluvia caída el día anterior y que no intento esquivar, sino mezclarme. Me da igual, las botas se limpiarán cuando llegue a casa, ahora quiero disfrutar del momento y que la naturaleza me lleve por sus sendas.
Respiro aire puro, húmedo, esponjoso... A mi lado un tronco viejo caído, que atraviesa el riachuelo, está cubierto por un manto de musgo. A contraluz puedo vislumbrar que de él sale humo, un ritual matutino donde todos los días la Madre Naturaleza va despertando cada poro de su piel con el bailoteo del aire y que éste me hizo imposible poder capturar ese momento con la cámara, pero en mi baúl de los recuerdos se queda guardado.

Tronco y musgo. Una combinación que me enamora.



Los resquicios del otoño pasado, siguen latentes. Mantas de hojas secas cubren los caminos y a cada una de mis pisadas hacen que crujan y estallen los despojos de los árboles que con el frío, sus ramas quedan completamente desnudas, dejando pasar más rayitos de sol y también poder observar con más dedicación a los pájaros.

Un liquen entre capas de hojas secas en el suelo.

Hoja que en su caída se tropezó con una rama vecina y ahí secó hasta "petrificarse".



El lugar tiene un color dominante: el marrón. Pero en este mes, no todos están hibernando, hay quienes adoran estos tiempos y visten sus mejores galas a los laterales del camino.

Cintas verdes que nunca pierden su esplendor haga el tiempo que haga.
Un tipo de helecho que vive feliz al lado del riachuelo.



No sólo me llevo a casa unas cuantas fotos y un día espectacular lleno de sensaciones nuevas, sino que en este proyecto también he empezado un herbario donde recogeré todas esas plantitas que puedan identificar el lugar y el mes escogido, en este caso enero.




Blogging tips